Nuestra Geografía

¬ŅQu√© son los humedales?

Todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua juega un rol fundamental en el ecosistema, en la determinación de la estructura y las funciones ecológicas del humedal. Esta predominancia del agua determina que los humedales tengan características diferentes de los ecosistemas terrestres, una de ellas es que suelen presentar una gran variabilidad tanto en el tiempo como en el espacio. Esto tiene efectos muy importantes sobre la diversidad biológica que habita en los humedales que debe desarrollar adaptaciones para sobrevivir a estos cambios que pueden llegar a ser muy extremos, por ejemplo, ciclos hidrológicos de gran amplitud con períodos de gran sequía y períodos de gran inundación.

Existen muchas definiciones del término humedales, algunas basadas en criterios principalmente ecológicos y otras más orientadas a cuestiones vinculadas a su manejo. La Convención sobre los Humedaleslos define en forma amplia como: "las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros".

¬ŅPor qu√© es importante conservar los humedales?

Los humedales son ecosistemas de gran importancia por los procesos hidrológicos y ecológicos que en ellos ocurren y la diversidad biológica que sustentan. ( www.biodiv.org ), Biodiversity Issues for Consideration in the Planning, Establishment and Management of Protected Area Sites and Networks)

Entre los procesos hidrológicos que se desarrollan en los humedales se encuentran la recarga de acuíferos, cuando el agua acumulada en el humedal desciende hasta las napas subterráneas. Las funciones ecológicas que desarrollan los humedales favorecen la mitigación de las inundaciones y de la erosión costera. Además, a través de la retención, transformación y/o remoción de sedimentos, nutrientes y contaminantes juegan un papel fundamental en los ciclos de la materia y en la calidad de las aguas.

Los humedales generalmente sustentan una importante diversidad biológica y en muchos casos constituyen hábitats críticos para especies seriamente amenazadas. Asimismo, dada su alta productividad, pueden albergar poblaciones muy numerosas.

Diversas actividades humanas requieren de los recursos naturales provistos por los humedales y dependen por lo tanto del mantenimiento de sus condiciones ecol√≥gicas . Dichas actividades incluyen la pesca, la agricultura, la actividad forestal, el manejo de vida silvestre, el pastoreo, el transporte, la recreaci√≥n y el turismo. Uno de los aspectos fundamentales por los que en los √ļltimos a√Īos se ha volcado mayor atenci√≥n en la conservaci√≥n de los humedales es su importancia para el abastecimiento de agua dulce con fines dom√©sticos, agr√≠colas o industriales. La obtenci√≥n de agua dulce se evidencia como uno de los problemas ambientales m√°s importantes de los pr√≥ximos a√Īos; dado que la existencia de agua limpia est√° relacionada con el mantenimiento de ecosistemas sanos, la conservaci√≥n y el uso sustentable de los humedales se vuelve una necesidad impostergable.

No obstante la importancia que se le da hoy en día a la conservación de los humedales, durante siglos fueron considerados tierras marginales que debían ser drenadas o "recuperadas", ya sea para mejorar las condiciones sanitarias o para su afectación a la producción, principalmente para la ampliación del área agrícola o urbana. Por ejemplo, se estima que en los EE.UU. se perdieron más de un 50% (87 millones de hectáreas) de sus humedales originales; los porcentajes podrían ser iguales o mayores para otros países.

Además de las acciones directas que se han realizado para drenar y "recuperar" humedales, estos están sujetos al deterioro tanto por las obras que se desarrollan en los ecosistemas acuáticos que provocan modificaciones en el ambiente, como represas y canalizaciones, como por actividades que se realizan en zonas terrestres cercanas a los humedales, ya sea por extracción de agua o por adición de nutrientes, contaminantes o sedimentos, por ejemplo la agricultura, deforestación, minería, pastoreo y desarrollo industrial y urbano. Debe tenerse en cuenta que, dado el carácter dinámico de los ambientes lóticos, cualquier parte del ecosistema puede ser afectado por eventos que sucedan aguas arriba (contaminación). La presencia de especies migratorias también sufre el impacto de la alteración de la condición original del curso de agua (represas, dragados y puentes).

Conceptos importantes en relación 
con el manejo de los humedales

Los humedales proporcionan recursos naturales de gran importancia para la sociedad. Por tal motivo, su manejo implica la necesidad de desarrollar su uso racional o uso sustentable. Este concepto ha sido definido como "la utilización sostenible que otorga beneficios a la humanidad de una manera compatible con el mantenimiento de las propiedades naturales del ecosistema".

Dado que el agua fluye naturalmente, existe una estrecha vinculaci√≥n entre los ecosistemas acu√°ticos permanentes, los temporariamente h√ļmedos y los terrestres adyacentes. Esto determina que los humedales son vulnerables a los impactos negativos de acciones que ocurren fuera de ellos. Por tal motivo, la conservaci√≥n y el uso sustentable de los humedales debe desarrollarse a trav√©s de un enfoque integrado que considere los distintos ecosistemas asociados. Para el caso de los humedales continentales, resulta esencial referirse a las cuencas hidrogr√°ficas como unidades ambientales. Asimismo √©stas influyen fuertemente a las zonas costeras marinas donde desembocan.

La herramienta m√°s eficaz para lograr una gesti√≥n de humedales que promueva su conservaci√≥n y utilizaci√≥n sustentable a trav√©s de un manejo integrado, es el desarrollo de planes de manejo. Estos pueden realizarse a diferentes escalas seg√ļn el objetivo perseguido. Deben tener un enfoque interdisciplinario que, a trav√©s del conocimiento profundo de las caracter√≠sticas y funciones del humedal y los aspectos socio-econ√≥micos propios del √°rea, examine los diferentes usos posibles del ambiente. Con el fin de que los planes de manejo sean realmente eficaces deben dar importancia a la participaci√≥n de los diferentes sectores involucrados en la utilizaci√≥n de los recursos naturales y la comunidad local. Finalmente, dado que los humedales son zonas din√°micas que presentan variabilidad temporal, los planes de manejo deben someterse a an√°lisis y revisi√≥n permanente.

La Convención sobre los Humedales

La Convenci√≥n sobre los Humedales es un tratado intergubernamental aprobado el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iran√≠ de Ramsar, relativo a la conservaci√≥n y el uso racional de los humedales (¬†www.ramsar.org). A pesar de que el nombre oficial de la Convenci√≥n de Ramsar se refiere a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como H√°bitat de Aves Acu√°ticas , con los a√Īos su enfoque se ha ampliado y actualmente se utiliza apropiadamente el nombre de Convenci√≥n sobre los Humedales . ( ver¬†sitio web¬†de la Convenci√≥n en el sitio de la SAyDS ).

La Convención entró en vigor en 1975 y en la actualidad más de 144 países de todo el mundo han adherido a la misma (Partes Contratantes).

Existe una fuerte sinergia entre la Convención de Ramsar y el Convenio sobre Diversidad Biológica, que han desarrollado un plan de trabajo conjunto (2002-2006).

Existe asimismo un programa de trabajo sobre biodiversidad en aguas continentales.

Los humedales de la Rep√ļblica Argentina

La gran extensión de nuestro país y su variación latitudinal y altitudinal determinan la existencia de una gran diversidad y abundancia de humedales, de los cuales a continuación se mencionan algunos ejemplos.

La Cuenca del Plata, que en territorio argentino incluye una región muy amplia de aproximadamente 1.034.000 km 2 , engloba una gran variedad de humedales. Esta región se encuentra bajo una fuerte influencia de actividades humanas; los ambientes acuáticos permanentes y temporarios son utilizados para la navegación, el abastecimiento de agua dulce, la pesca comercial y deportiva y la recreación. También constituyen una fuente importante de recursos forrajeros. En esta región se encuentran los centros urbanos más grandes de nuestro país, así como importantes zonas de desarrollo agrícola e industrial.

Como ejemplo de humedales vinculados a la Cuenca del Plata est√°n los asociados a la llanura de inundaci√≥n del R√≠o Paran√°, un mosaico de ambientes derivados de la din√°mica del r√≠o, tales como selvas marginales, pajonales, esteros, lagunas y ba√Īados, que proporcionan una gran variedad de h√°bitats para numerosas especies (ver¬†Jaaukanig√°s¬†, Pilcomayo¬†,¬†Humedales Chaco). Otro caso est√° dado por los¬†Esteros de Iber√°, que constituyen un gran conjunto de lagunas poco profundas, esteros con abundante vegetaci√≥n flotante, r√≠os y arroyos y bosque fluvial asociado.

Por otra parte, la regi√≥n chaque√Īa conforma una porci√≥n sustancial de la parte argentina de la Cuenca del Plata. Es una gran llanura caracterizada por las sequ√≠as e inundaciones originadas en la gran variabilidad pluviom√©trica y las crecidas de los r√≠os.

La Cuenca del Salado en la Provincia de Buenos Aires es de mucha menos extensi√≥n pero tiene igualmente gran importancia regional. Constituye la columna vertebral de los ecosistemas pampeanos, con numerosas lagunas y ba√Īados que componen regiones de abundante y singular biodiversidad e interact√ļan estrechamente con las tierras de producci√≥n agropecuaria, asociados con los ciclos multianuales del r√©gimen pluviom√©trico. El R√≠o Salado desemboca en la Bah√≠a Samboromb√≥n¬†, que constituye una extensa zona intermareal, correspondiente al estuario del R√≠o de la Plata, caracterizada por la presencia de ba√Īados, pantanos salobres y cangrejales.

Otro tipo de humedales muy diferentes se observan en las lagunas de alta monta√Īa , desde la Provincia de Jujuy hasta Neuqu√©n. Por ejemplo, las¬†Lagunas de Pozuelos¬†y¬†Vilama¬†(Jujuy) situadas a 3.500 y 4.400 metros de altura respectivamente en zonas √°ridas, presentan amplias variaciones en el nivel y la salinidad del agua durante la estaci√≥n seca y albergan grandes poblaciones de aves acu√°ticas.

Las zonas costeras constituyen asimismo humedales de gran importancia. En la Provincia de Buenos Aires se destacan la albufera de Mar Chiquita , una laguna costera de agua salada conectada con el mar (ver sitio Reserva MaB¬†Atl√°ntico Mar Chiquito); el estuario de Bah√≠a Blanca , formado por varios r√≠os de peque√Īo tama√Īo, con extensas zonas intermareales, islas, playas de arena y ba√Īados de agua salobre y la Bah√≠a Anegada en la desembocadura del R√≠o Colorado, que tambi√©n presenta una zona intermareal amplia, ba√Īados de agua salada, islas y playas de arena. La costa patag√≥nica presenta numerosas √°reas de inter√©s, como la Pen√≠nsula Vald√©s (Chubut), la Bah√≠a Bustamante (Chubut), el estuario del R√≠o Deseado (Santa Cruz) y la Bah√≠a San Sebasti√°n (Tierra del Fuego), entre otras. (ver sitio Ramsar¬†Costa Atl√°ntica).